lunes, 6 de octubre de 2014

La filípica del año



Decía Luis Buñuel -y dice el sentido común- que no hay que confundir lo que dice un personaje de una película con lo que piensa realmente el director de esa misma película. Es decir, un cineasta no está necesariamente de acuerdo con lo que hacen y dicen sus personajes. 
Así que no hay que confundirse: es probable que los hacedores de Güeros (Ruizpalacios, 2014) no concuerden por completo con la filípica que lanza "Sombra" (Tenoch Huerta) en cierta hilarante escena de esa cinta. Pero, caray, es la más divertida filípica que he visto en el cine mexicano desde... desde... ¿desde cuándo? Y a quien le quede el saco -cinéfilos, cineastas, críticos franceses o no franceses- que se lo ponga, y eso incluye a los propios hacedores de Güeros, por supuesto:

"Puto cine mexicano. Agarran unos pinches pordioseros y filman en blanco y negro y dicen que es cine de arte. Y los chingados directores, no conformes con la humillación de la conquista, todavía van al Viejo Continente y le dicen a los críticos franceses que nuestro país no es más que un nido de marranos, rotos, diabéticos, agachados, ratoneros, fraudulentos, traicioneros, malacopas, putañeros, acomplejados y precoces".

Amén. 

3 comentarios:

Champy dijo...

Y Gúeros Apá?

2046

Joel Meza dijo...

Chin, yo le dije eso, palabras más, palabras menos, a un colega francés (ingeniero, no crítico) y no refiriéndome al cine, sino a todo lo demás...

Ernesto Diezmartínez dijo...

Champy: Tranquilo, tranquilo. Ahora que la vuelva a ver en Morelia escribo de ella.