jueves, 20 de noviembre de 2014

Una Pareja + Tonta



Una Pareja de Idiotas (Hermanos Farrelly, 1994) es una cinta muy importante para mí. Aclaro: no creo que sea una película importante en sí misma. Es más: ni siquiera se trata del mejor filme de los hermanos Farrelly, quienes harían sus mejores obras inmediatamente después de aquella cinta, que fue su opera prima. Me refiero a Locos por el Juego (1996), Loco por Mary (1998), Irene, Yo… y Mi Otro Yo (2000) y Amor Ciego (2001).
Durante esos años, de fines de los 90 a inicios del nuevo siglo, no hubo mejores hacedores de comedia en Hollywood que los Farrelly: cada una de esas cuatro cintas combinan de forma eficaz un slapstick desbordado con la clásica comedia de costumbres y un irreprochable buen corazón nunca ñoño ni políticamente correcto. Por desgracia, todo por servir se acaba y desde Amor Ciego los Farrelly no han levantado vuelo, por más que algunas de sus cintas posteriores –como Pegado a Ti (2003) o Amor en Juego (2005)- aguanten el palomazo del fin de semana.
Por eso, después de tantos años de andar de capa caída, los Farrelly optaron por un movimiento desesperado: volver a sus disparejos –pero exitosos- orígenes y realizar la tardía secuela de Una Pareja de Idiotas, es decir Una Pareja + Tonta (Dumb and Dumber To, 2014), con sus dos estrellas protagónicas: Jim Carrey y Jeff Daniels.
Por los números de la taquilla gringa del pasado fin de semana, la apelación a la nostalgia dio resultado y los Farrelly han logrado el triunfo económico que se les había negado desde hace una década. Por desgracia, los resultados, en cuanto a la calidad de la comedia se refiere, no son tan halagüeños.
Ya la película original, Una Pareja de Idiotas, era una mediocre slapstick-comedy que, a excepción de algún inspiradísimo e hilarante gag –la muerte de cierto rarísimo búho, el último de su especie, provocada por una burrada de los dos protagonistas-, no podía presumir más allá de la notable interpretación física de Carrey y el impresionante rapport cómico entre él y Daniels.
Una Pareja + Tonta es más de lo mismo. Los amigos del alma Lloyd (Carrey) y Harry (Daniels) vuelven a la carretera, ahora para buscar a la hija del segundo, pues la madre de la muchacha (cateadísima Kathleen Turner, riéndose de sí misma) la dio en adopción 20 años atrás. Harry necesita a su hija pues es la única que puede donarle un riñón, ya que está en peligro de muerte.
Los gags escatológicos más asquerosos (hay una escena en la que los dos comen su respectiva caca) se combinan con el slapstick más burdo (la escena inicial en la que Harry le quita el catéter a Lloyd) y con la comicidad más elemental pero efectiva (los dos imbéciles buscan una dirección y terminan en el mismo lugar de donde salieron). Eso sí, los esforzados Carrey y Daniels se lucen de tal manera –el primero tiene una escena formidable comiéndose un hot-dog- que uno termina lamentando que los Farrelly no hayan escrito algo con más sustancia para el mejor lucimiento de sus dos actores.
Pero al inicio apunté que Una Pareja de Idiotas fue una cinta importante para mí. Me refiero a que fue importante porque gracias a ella me di cuenta de una regla básica de la crítica de cine que he tratado de seguir desde entonces, no siempre con mucho éxito, debo confesar. Me explico: cuando reseñé esa película hace 20 años, anoté todos los defectos de ella y terminé con una frase que iba más o menos así: “¿Una Pareja de Idiotas? No: en el cine vi a muchos más riéndose a carcajadas”.
Al día siguiente, un lector, de forma muy comedida, me escribió un correo electrónico. Sí, estaba bien que fuera duro con esa comedia particularmente mediocre, pero ¿por qué tenía que insultar al público llamándole idiota? El lector tenía toda la razón. Uno puede y debe escribir sobre lo que ve en la pantalla, pero insultar a la gente que paga su boleto era y es inaceptable.
Por lo mismo, desde entonces he evitado -no siempre con éxito- usar adjetivos que dicen más de quien los escribe que de la película (“cinta apantallapendejos”, “filme solo apto para ignorantes”), por más que ese tipo de definiciones siguen siendo muy populares entre críticos y comentaristas de cine.
Ahora sí, una última confesión: ahora que vi Una Pareja + Tonta debo aceptar que reí, en un par de veces. Como un auténtico idiota. 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena critica, hasta de las peores cosas se puede sacar algo bueno

xtro dijo...

Para mi su mejor cinta de los Farrelly es Kingpin, y no quiero ver esta cinta no por los protagonistas, pero porque como dices, los Farrelly no estan en su mejor forma, aparte no quiero ver chistes asquerosos, y lo que no puedo creer es que ya existia el correo electronico en 1994....

Pedro dijo...

Jaja, yo tampoco entendí lo del correo elecrónico.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Xtro, Pedro: Híjole. Pues yo tuve correo antes de hotmail. El asunto es que trabajé en un sitio que fue uno de los primeros en ofrecer correo electrónico para sus empleados y luego, como prueba, a otras personas. Ese tipo que menciono en la entrada fue una de las primeras personas que tuvo internet -y correo- en el lugar en donde vivo. Pero, vaya, capaz que me confundí y esa persona me hizo el comentario en vivo y a todo color. Puede ser. Cuando lo vea -porque es un amigo- le pregunto.