lunes, 16 de febrero de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXV



Arraianos (España, 2012), de Eloy Enciso. Cinta experimental, entre el documental etnográfico y la reflexión formalista-cinematográfica, exhibida en el FICUNAM 2013. La película, de escasos y bienvenidos 70 minutos de duración, está ubicada en un pequeño pueblo gallego, en la frontera entre Galicia y Portugal. La cámara de Mauro Herce logra algunas imágenes que nos remite a un cierto tipo de pintura realista del siglo XIX, aunque en otros momentos las imágenes rozan la abstracción pura. No es el tipo de cine que me emociona, pero el filme ganó el Gran Premio de Vanguardia y Género en el BAFICI 2013.

Dos Días, una Noche (Deux Jours, une Nuit, Bélgica-Francia-Italia, 2014), de Jean-Pierre y Luc Dardenne. La más recientes cinta de los hermanos Dardenne es, en efecto, la más accesible para el gran público que han realizado y la primera en la que usan a una súper-estrella (una desglamourizada Marion Cotillard) en el papel central. De todas formas, el humanismo solidario de los Dardenne sigue siendo el mismo de siempre y la Cotillard nos entrega si no la mejor actuación de su carrera, sí la más generosa de todas. La estrella desaparece detrás del personaje y no se impone al resto de los actores, desconocidos o incluso no profesionales. 

Selma: el Poder de un Sueño (Selma, EU-GB, 2014), de Ava Du Vernay. Como en Lincoln (Spielberg, 2012), aquí la directora DuVernay acomete la biopic del prócer -en este caso, Marthin Luther King Jr.- centrándose en un episodio clave en la vida del biografiado y de Estados Unidos. Un notable catecismo liberal y cinematográfico que merecía mejor suerte que otros filmes más nominados en el Oscar 2015 -como Hawking in Love, por ejemplo. Mi crítica, en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado. 

Invocando al Demonio (The Possession of Michael King, EU, 2014), de David Jung. Oooootra película de horror que usa el ya muy manido recurso del found-footage. De lo peor que he visto en el inicio del año. Mi crítica en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado.

Cuatro Lunas (México, 2014), de Sergio Tovar Velarde. El segundo largometraje de Velarde  -visto en Guadalajara 2014- tiene como única gracia que sus cuatro melodramáticas historias de amor/desamor y encuentros/desencuentros están protagonizadas por personajes gays. Por lo demás, ninguna de las cuatro historias son especialmente interesantes, aunque los recursos de producción están bien usados y el reparto es uniformemente competente.
Un anciano poeta (Alonso Echánove) ahorra una buena lana para comprar el amor de un atractivo prostituto (Alejandro Belmonte), un niño llamado Mauricio (excelente Gabriel Santoyo) se enamora de su primito quien lo denuncia como maricón ante el horror de su papá (Juan Manuel Bernal), dos amigos de la infancia (César Ramos y Gustavo Egelhaaf) se re-encuentran y descubren su mutua atracción aunque uno de ellos no quiere salir del clóset, una dizque estable pareja gay (Alejandro de la Madrid y Antonio Velázquez) sufre una crisis cuando uno de ellos nomás se llevan dándole vuelo a la hilacha. 
Más allá de las escenas sexuales más o menos explícitas -ni tanto, la verdad-, el asunto es bastante convencional, aunque hay que aceptar que las historias de Mauricio y del viejo poeta enclosetado tienen un cierre muy satisfactorio. Recuerdo muy bien que en Guadalajara 2014 había  varios colegas que estaban indignados por la ñoñería de la cinta, pero creo que no es para tanto: ¿a poco el cine gay tiene prohibido ser cursi? 

4 comentarios:

Manuel dijo...

Creo que cuando escribes

"centrándose en un episodio cable en la vida"

quieres decir episodio clave.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Gracias, Manuel. Ya está cambiado.

Mozzter dijo...

El único "pero" que le pongo a Dos Días Una Noche, es hacia el final. Si ella hubiera optado por una decisión distinta, este final hubiera sido uno de los mas ojetes que he hubiese visto en 2014. Pero está bien, el personaje es congruente y no demerita en nada todo el relato de los Dardenne. Aún quedan 2 que 3 almas buenas en este mundo.

Ahora: ¿Cuales serían las 4 o 5 películas que mejor abordan la debacle económica de ese nuevo siglo?

Saludos.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Mozzter: A bote pronto, se me ocurren algunas decentes: Master of Universe, Up in the Air, Margin Call, El Lobo de Wall Street, Los Lunes al Sol y esta de los Dardenne.