lunes, 18 de mayo de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXXVIII



Mad Max: Furia en el Camino (Mad Max: Fury Road, Australia-EU, 2015), de George Miller. El noveno largometraje de Miller es, también, la tardía cuarta parte de la saga post-apocalíptica Mad Max (1979-1981-1985) que lanzó a la fama a Mel Gibson y al propio George Miller a Hollywood. Escribí de los cuatro filmes por acá. 

Jauja (Argentina-Francia-México-Dinamarca-EU-Alemania-Brasil-Holanda, 2014), de Lisandro Alonso. El quinto largometraje de Alonso es su primera experiencia en varios frentes: con una estrella fílmica como protagonista, en un escenario de época y con un evidente impulso narrativo... hasta que llegamos a la segunda parte del filme, en el que Alonso auto-sabotea sus logros. Por supuesto, entiendo que estoy en la minoría -casi todos aseguran que se trata de la mejor obra del argentino: yo creo que sigue siendo Los Muertos (2004)- así que mejor usted vea la cinta y luego hablamos. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Adiós al Lenguaje (Adieu au Langage, Suiza-Francia, 2014), de Jean-Luc Godard. ¿Hay un solo momento que puede salvar una película? Yo diría que sí: por ejemplo, la edición personal, abriendo y cerrando un ojo, que el espectador puede hacer al estar viendo Adiós al Lenguaje (solo en 3D, claro). Lo notable de este nuevo capricho del vieux-terrible Godard -que por esta cinta ganó exaqueo el Premio del Jurado con el enfant-terrible Xavier Dolan en Cannes 2014- es que el renegado de la extinta Nueva Ola Francesa no ha perdido su capacidad para experimentar, en esta ocasión con el 3D. Por lo demás, qué remedio, yo sigo prefiriendo al Godard de los años 60. 

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Yo ví, además de Mad Max, esa cosa del Gran Pequeño. Todo iba más o menos bien (más menos que más, pero no infumable) hasta que llega la trampa (mi hija de 8 volteó y me dijo, molesta "lloré para nada") y ya no se recupera ese churro.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Joel: Curiosamente, ha tenido éxito en cartelera. Pero sí, de todo lo que he leído, no hay nadie que no la baje de churro. En el mejor de los casos, con buenas intenciones, pero churro.