domingo, 16 de agosto de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCCI



Eliminar Amigo (Unfriended, EU-Rusia, 2014), de Levan Gabriadze. Aunque la premisa es harto convencional -un grupo de amigos es acosado por una amiga mutua que se suicidó un año atrás porque alguno de ellos subió un vídeo vergonzoso a Youtube-, la ejecución de Gabriadze no deja de tener interés: todo lo que vemos en la cinta -a excepción de la imagen final- proviene de la pantalla de la computadora de la protagonista, con todas las ventanas abiertas -Skipe, Spotify, Youtube, "Feis"...- habidas y por haber. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Elvira, Te Daría Mi Vida pero la Estoy Usando (México, 2014), de Manolo Caro. La peor película del exitoso y prolífico Caro hasta el momento. Más allá de lo que podamos decir de sus anteriores comedias, No Sé Si Cortarme las Venas o Dejármelas Largas (2013) y Amor de Mis Amores (2014), esas dos películas tenían un tono consistente y una realización funcional. Elvira... es, en contraste, un desastre irredimible. 
Partiendo de una premisa similar a Las Hadas Ignorantes (Ozpetek, 2001), he aquí que la guapa treintona ama de casa Elvira (Cecilia Suárez, tan irregular como su acento norteño que aparece y desaparece de escena a escena) descubre que su marido desaparecido Gustavo (Carlos Bardem, con perfecto acento mexicano) la engaña con un tal Adrián (Luis Gerardo Méndez), un joven compañero de trabajo. Desesperada, Elvira se da a la tarea de rastrear al marido y a su joven amante, quienes al parecer se fueron a Acapulco.
Además de los problemas de tono que tiene la cinta, que se tropieza entre la comedia desaforada y el melodrama telenovelero, el guión del propio Caro es una retahíla de inconsistencias y arbitrariedades. Un ejemplo entre tantos: Angélica Aragón aparece por ahí como la mamá de la tal Elvira, pero no tiene nada que hacer en todo el filme, a no ser dejar que su desesperada hija la deje colgada varias veces por teléfono. Vamos, ni siquiera  la siempre bienvenida Mariana Treviño es tan graciosa como acostumbra ser. 

Cenizas del Pasado (Blue Ruin, EU, 2013), de Jeremy Saulnier. Dwight, el protagonista de esta cinta (sensacional Macon Blair), es un tipo desaliñado, de larga barba descuidada, que come basura y duerme en su ruinoso Pontiac azul (el “blue ruin” del título original). No parece el hombre más adecuado para hacer justicia. Ni, mucho menos, para cumplir con una venganza.
Los esfuerzos de Dwight por cumplir esa tarea hasta el final constituyen este relato fílmico que, aunque a veces llega a rozar la comedia de humor negro al estilo de los Coen –Dwight le dispara a un tipo a dos metros de distancia, falla y el hombre se burla ruidosamente de él-, está muy lejos de provocar risas. 

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

O sea que de una vez voy votando por Elvira... total, si la semana pasada ganó Los 4 fantásticos, ya agosto se fue al caño.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Joel: Pues la que está dando competencia es Vacaciones. Otro chistosito haciendo algún ratón loco.

Joel Meza dijo...

Ya ví Elvira (otra vez no te hice caso) y, releyendo tu nota del año pasado al respecto, veo que comentas sobre el inconsistente acento norteño que va y viene de Cecilia Suárez. A mí no me pareció que así fuera, más bien no le noté acento chilango, en todo caso. Todo lo demás que anotas, sí. Un desastre después de los primeros buenos 20, 25 minutos.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Joel: Pues la verdad, recuerdo que me pareció que le salía el acento norteño cuando se ponía histérica, cuando elevaba la voz. Bueno, eso dicen mis notas cuando vi la película.