lunes, 2 de noviembre de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCCXI y CCCXII




Más bien, los dos fines de semana pasados, porque Morelia 2015 se atravesó en el camino. Así pues, la revisión de la última quincena, como sigue:

Violencia (Colombia-México, 2015, de Jorge Forero. En el mismo título, Violencia, está contenida la amenaza del cliché: otra película violenta colombiana. Por fortuna, la amenaza queda solo en eso.
Ambientada en la Colombia contemporánea, estamos ante un tríptico cinematográfico sobre distintas manifestaciones de la violencia en Colombia debida al narco, a la guerrilla o a las fuerzas armadas que, por lo menos por lo visto en la película, son prácticamente lo mismo. 
En la primera historia, vemos a un hombre encadenado (Rodrigo Velez), secuestrado por las FARC -o cualquier otro grupo guerrillero-, sobreviviendo en el espesor de la selva colombiana. Los encuadres cerrados de David Gallego acentúan el encierro del pobre tipo que come, duerme y camina siempre con una cadena en el cuello. En un solo momento, cuando le es permitido bañarse en un río cercano, tiene un bello instante de libertad que se parece mucho al de la muerte. Sin diálogos de ninguna especie, este primer segmento muestra la violencia física y psicológica en contra de un hombre al que solo le han dejado la inútil libertad del llanto.
El segundo y tercer segmentos presentan la violencia del título de manera más directa. En la segunda historia, un jovencito (David Aldana) sin oficio ni beneficio -no se ve que vaya a la escuela, no tiene trabajo, aunque sí novia- encuentra una chamba que le ofrece un amigo. A diferencia del segmento anterior, aquí las tomas abiertas del muchacho por la ciudad nos presentan a un joven perdido, literalmente sin rumbo y sin dirección. No mencionaré el sorpresivo desenlace de esta historia: solo diré que, a pesar de que pueda parecer arbitraria, no lo es. Obedece a la lógica de un ambiente en el que la muerte puede ser solo otra forma de comunicar algo. 
En la historia final, acaso conectada el segmento anterior, vemos a un grupo de ¿militares?, ¿paramilitares? -da lo mismo- entrenando en algún sitio bajo las órdenes de un oficial (Nelson Camayo). Después de atestiguar un alegre convivio de los soldados -con todo e inevitable escena del sacrificio de un chivo-, el oficial a cargo procede a preparar "la prueba" que deben pasar los reclutas. En el centro del patio se encuentra una mujer golpeada y amarrada a un poste: el oficial, con voz marcial, le ordena a uno de soldados: "ábrala". El muchacho (Einer Cortés) titubea; el jefe vuelve a ordenar, como en un murmullo, casi amablemente: "hágalo". 
Sin caer en la explotación gráfica de la violencia, Forero presenta en este tríptico un estado de cosas que, por desgracia, no nos puede parecer extraño a los que vivimos en México. La violencia no se explica: se experimenta, se sufre, se soporta, se acepta, como perversa forma de vida. 
En el desenlace, aviesamente, Forero nos deja una imagen casi idílica, con Leonardo Favio como música de fondo ("Ella ya me olvidó") que, de cualquier manera, pareciera el prólogo para otra acción violenta más. Un cuarto segmento que yo terminé en mi cabeza. 

La Vida Después (México, 2013), de David Pablos. Notable opera prima de la que escribí por acá hace rato. 

Puente de Espías (Bridge of Spies, EU, 2015), de Steven Spielberg. Otra pieza más en el interminable muestrario de gran cine que es la obra spielbergiana. Este thriller de espionaje capriano -valga el aparente oximoron- con capcioso guion detallista de los hermanos Coen parece poca cosa hasta que uno empieza a pensarlo: el filme termina convertido en una de las obras mayores del director de Tiburón (1975)

Samba (Ídem, Francia, 2014), de Eric Toledano y Olivier Nakache. Melodrama eficaz sobre el Samba del título (carismático Omar Sy), un indocumentado africano sobreviviendo en Francia. Los directores de la exitosísima Amigos (2011) atacan de nuevo con una amable película que basa su éxito en su sentido del humor y su pareja protagónica: Sy y la siempre bienvenida Charlotte Gainsbourg. Mi crítica en el Primera del viernes 23 de octubre.

Una Chica Vuelve a Casa Sola de Noche (A Girl Walks Home Alone at Night, EU, 2014), de Ana Lily Amirpour. Una de las mejores operas primas del año pasado, Una Chica Vuelve a Casa Sola de Noche es una deliciosa extravagancia que, incluso, llega a presentar todas sus deudas y citas cinefílicas -a Jarmusch, al spaguetti western, al cine de vampiros- con tal gracia que pareciera estar inventando su propio mundo cinematográfico.
En una extraña ciudad industrial en la que se habla farsi llamada Bad City, confluyen un joven con apostura jamesdeanesca (Arash Marandi), su depresivo papá junkie (Marshall Manesh), un peligroso dealer (Dominic Rains) y una enigmática muchacha -la chica del título- que no le da miedo salir sola de noche porque resulta que, escondida tras su shador se oculta ¡una vampira!
Filmada en un estilizado blanco y negro, con un ritmo hipnótico, una atractiva banda sonora y una protagonista -Sheila Vand- que parece tan atractiva como letal, el debut fílmico de la inglesa criada en California pero descendiente de iranís Amirpour fue una de las más interesantes cintas de género del año pasado.

Yo, Él y Raquel (Me and Earl and the Dying Girl, EU, 2014), de Alfonso Gómez Rejón. El segundo largometraje del talachero tejano de origen mexicano Gómez Rejón (director de comerciales, realizador televisivo premiado, director de segunda unidad -para Nora Ephron, González Iñárritu, Affleck  y otros más-, además de asistente personal de Scorsese, González Iñárritu, Ephron y Robert de Niro, entre otros), es una encantadora cinta romántica-juvenil que torea con inteligencia y buen humor todos los clichés de la fórmula. Espero escribir in extenso de ella en los próximos días. 

Tierra de Nadie: Sicario (Sicario, EU, 2015), de Denis Villeneuve. El más reciente filme del canadiense Villeneuve está ubicado en la frontera México-EU y centrado en los esfuerzos de un equipo inter-institucional gringo -CIA, FBI, patrulla fronteriza, ejército, boy scouts- para capturar al poderoso jefe del Cártel de Sonora. La protagonista es una valiente pero ingenua agente del FBI, Kate Macer (Emily Blunt), quien accede como voluntaria a ser parte de un grupo formado por el cínico agente de la CIA Matt (Josh Brolin, perfecto) y un misterioso asesor mexicano llamado Alejandro (Benicio del Toro). 
A pesar de la fotografía del gran Roger Deakins -esas tomas aéreas son extraordinarias- y de algunas escenas de acción perfectamente montadas -en especial, la balacera en el cruce Ciudad Juárez-El Paso-, esta cinta terminó por exasperarme. Como bien escribió Anthony Lane en The New Yorker, me es imposible tragarme al personaje babas que interpreta una actriz que siempre ha parecido más inteligente de todos quienes la rodean. En lugar de la Blunt de siempre -determinada, fuerte, sarcástica- pareciera que su Kate Macer es una Anne Hathaway con pistola. 
Ahora bien, más allá de ese problema de casting, no me pude tragar la idea de un agente federal tan ingenuo que se escandaliza por lo que hacen las autoridades gringas en México, como si el caso Camarena nunca hubiera ocurrido o la detención de varios capos de la droga en este país -con la ayuda bien conocida de la inteligencia americana- no fuera una constante. 
Para películas hollywoodenses sobre el narco en México ya lo hizo mejor Soderbergh con Tráfico (2000) -con todo y el discurso moralino y el pésimo acento mexicano de del Toro- y en cuanto a cine nacional hay mejores muestras en los últimos años, desde Miss Bala (Naranjo, 2011) hasta 600 Millas (Ripstein, 2015), pasando por Heli (Escalante, 2013). 

La Cumbre Escarlata (Crimson Peak, EU-Canadá, 2015), de Guillermo del Toro. ¿La mejor cinta de del Toro? No, pero sí la más acaba, la más elegante, la más femenina de todas. Mi crítica en el Primera Fila del viernes pasado.

22 comentarios:

Champy dijo...

Sabes si la de la vampira nocturna tendrá corrida comercial? O donde debemos pescarla....

Saludos.

2046.

Anónimo dijo...

Señor Diezmartinez, creo que le falló el hipervinculo a la reseña de crimen peak.

Christian dijo...


A mi lo que me costó trabajo tragarme de la de Sicario es que una agente federal pueda lucir como Emily Blunt. Todavia como Michele Rodriguez bueno, pero la Blunt ni de chiste.

Por lo demás me gustó bastante. Me gustó esa escena de "welcome to Juarez". Peña Nieto (y toda su campaña de "Visit Mexico" que está por todos los paises) ha de haber sentido que se le atragantaba la comida. Jo

Christian dijo...


La de una chica vuelve sola a casa, está en corrida comercial en varios cines, por cierto.

Joel Meza dijo...

Frau Blücher!

Christian dijo...

¿Estoy muy loco si la de Spielberg me recordó a aquella de El Espía que Vino del Frío? Claro, sin lo sombrío y pesimista de aquella...

Xtro dijo...

He oído lo de Spielberg y ya me están interesando, pero eso demuestra que los guiones es lo que le falla a spielbergo, necesita de mucho talento a la escritura, y hasta ahora se le hace.

Increíble que hasta ahora hayas visto A girl walks home alone at night, siempre hay una que se escapa.
Sicario la verdad parece Homeland o Zero dark thirty pero en la frontera, pero como dices: Heli, Miss bala y Traffic son mejores, aunque Benicio del toro hablaba como madrileño, mejor Sicario la hubiera hecho Oliver Stone, ah no, ya hizo algo similar con Salvajes, la verdad el director debió hacer algo mas como Prisoners o Enemy.

Y La Cumbre escarlata, la verdad no me llama mucho la atención y he estado oyendo muchas críticas hacia la cinta, así que se me bajan mas los zumos.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Champy: Pues tiene corrida comercial en el circuito cultural-de arte. Esperemos que aparezca en las Salas de Arte de Cinépolis.

Christian: Cualquier cinta mexicana que trata ese tema en los últimos dos o tres años es bastante mejor. Una buena secuencia de acción y la fotografía de Deakins la salvan de la completa chamusquina. En cuanto a Brigde... de alguna manera es una novela de Le Carré realizada por Capra (o Spielberg, pues).

Xtro: ¿Las películas de Spielberg tienen problemas con sus guiones? Primera vez que leo eso. Es como decir que al cine de Ford (o de Hitchcock) le falta escritura. Pero, bueh...
A Girl... la vi el año pasado pero apenas ahora se ha estrenado.

Christian dijo...

Oye Ernesto ¿no sentiste también un poco de cine de Kaurismaki en esa de la vampirita iraní?

Muy buena por cierto. La escena cuando suena Death de White Lies y no sabemos si ella se lo va a merendar o no, paga todo el boleto.

Christian dijo...

Oigan me parece que el cine de Woody Allen tiene problemas con sus personajes, no sé, cómo que les falta desarrollo, identidad, mejor trazo. A ver si mejoran un poquito en los siguientes años.

:P

(prendan sus radares de sarcasmo obvio)

Christian dijo...

Y el otro día vi esa de Rear Window y ese muchachillo cacheton llamado Hitchcock como que tiene problemas con el suspenso no? A ver si le echa ganitas para las próximas cintas que vea de él.

Christian dijo...

¿Por qué la gente odia a Spielberg Ernesto? ¿Qué les hizo o qué? Fue a sus casas y llenó de papeles de baño sus árboles o qué?

pfffffff

Cansan...

Joel Meza dijo...

¿La gente odia a Spielberg?

Christian dijo...


Pues como que últimamente si Joel :P

Ernesto Diezmartínez dijo...

Christian: Más bien la influencia de Jarmusch. Pero, vaya, Jarmusch y Kaurismaki son como primos.

Joel: No sé si habías estuviste en aquella sesión que di en Tijuana sobre géneros cinematográficos. Recuerdo que había varios que, en efecto, odiaban a Spielberg. Pobres. La única disculpa es que estaban a punto de graduarse y estaban muy chamacos. Supongo que para algún tipo de "cinefilia" -con comillas, claro- aborrecer a Hollywood y a Spielberg todavía es carta de presentación. En fin.

Joel Meza dijo...

Ah, sí recuerdo esa sesión en la UABC en Tijuana. Realmente pasmoso el odio no sólo a Spielberg sino a todo lo gringo en general, mostrado por casi todo el grupo. Recuerdo que cuando mencionaste algunas novelas gringas clásicas algunos se retorcieron en sus asientos.

Joel Meza dijo...

Christian, bueno, sí, así como lo pone Ernesto, sí he visto ese odio a Spielberg. En cuanto al público "normal", lo que yo veo es que a todo mundo le encanta.

xtro dijo...

La mayoría de su filmografia es excelente pero a últimos años no me han llamado la atención sus cintas, y no odio a spielberg, (tampoco odio a caitlyn jenner) pero no entre a su club de sobrinos porque no vi Caballo de guerra o Lincoln pero sin duda son excelentes tiburón, ET, el color purpura, 1941 (ah no, esa no), I J y el reino de la calavera de cristal (ah no, tampoco esa) y otras.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Xtro: Creo que la peor de Spielberg es Hook. Calavera de Cristal es malita también. 1941 le tengo mucho cariño -recuerdo que la vi en el estreno, en un cine retacado y carcajeándose ruiodsamente- pero debo confesar que hace muchísimo tiempo que no la veo.

Joel Meza dijo...

Yo ví 1941, probablemente en ese mismo cine retacado y sí: todos nos estábamos carcajeando de lo lindo. Nunca la he vuelto a ver pero tengo el recuerdo de que es muy buena.

Champy dijo...

Oye que chingonada es Puente entre espías...y personajazo ese complejo espía soviético, ternurita, lo quieres proteger abrigar y defender.

Mis respetos para tu adorado Spielberg.

2046

Ernesto Diezmartínez dijo...

Champy: Te estoy diciendo, te estoy diciendo...