lunes, 15 de febrero de 2016

Deadpool



¿Cómo diferenciar una brillante autoparodia del franco cinismo? Fácil: vea Deadpool (Ídem, EU, 2016), opera prima de un tal Tim Miller.
La más reciente entrega súper-heroica de la Casa Marvel inicia con una ingeniosa secuencia de créditos que se quiere irónica: el director es un “marioneta”, los guionistas son “los verdaderos héroes”, el malo es el típico “villano británico”, la chica está “buenota”, el protagonista es “un bueno para nada” y no falta “el cameo gratuito” (tratándose de una cinta de la Marvel, ya sabe usted de quién).
Burlarse de los clichés puede resultar gracioso y debo confesar que a lo largo de la película no pude contener una que otra risa e, incluso, alguna carcajada. El problema es que fuera de esos chistoretes, algunos más afortunados que otros, no hay nada más que llame la atención en Deadpool.
Es decir, no hay mucho ingenio en la historia –al final de cuentas, es otra película con súper-héroe en ristre-, su puesta en imágenes no es muy destacable que digamos –a menos que se  crea que el freeze-frame o el ralenti fueron inventados en esta cinta- y el famoso rompimiento de la cuarta pared que ha llamado tanto la atención, es tan antiguo como El Regador Regado (Hermanos Lumière, 1895), cuando aquel chamaco travieso voltea a ver a la cámara buscando la complicidad del espectador.
O, vamos, si cree usted que estoy exagerando con la referencia a los Lumière, van otros ejemplos un poco más recientes: la exasperada mirada de Oliver Hardy hacia la cámara cada vez que Stan Laurel lo hacía perder la paciencia, un borrachísimo Tin-tan apuntando hacia nosotros y acusándonos de ladrones o, apenas hace 40 añitos, Woody Allen sacando de una esquina a Marshall McLuhan para hacer callar a un pedante profesor universitario al que no le paraba la boca en la cola del cine.
Dicho lo anterior, Deadpool no es el peor filme de la Marvel que he visto –creo que Avengers:Era de Ultrón (Whedon, 2015) es mucho peor o, por lo menos, más largo- e, insisto, algunos de los chistes funcionan, en gran medida por la vis cómico-relajienta de Ryan Reynolds, quien no tiene empacho en burlarse de sí mismo –de su condición de actor “carita”, por ejemplo- ni de su pasada interpretación comiquera –la desastrosa Linterna Verde (Campbell, 2011).
Pero, volviendo a la pregunta inicial: ¿cómo detectar la brillante autoparodia del franco cinismo? He aquí el ejemplo perfecto: hacer una película que se burla continuamente de los clichés y que, de todos modos, está llena de ellos. Eso es Deadpool

9 comentarios:

Dan Campos dijo...

En el sentido que comentas, creo que vale la pena una comparación con Kingsman o quizás Kick-Ass.

Mientras que disfruté Deadpool debido precisamente a la irreverencia y el desmadre, Kingsman por su parte se atreve a criticar, ejecutar y proponer dentro del mismo género de espías. Aunque claro, una cosa es Miller y otra es Vaughn. El primero tiene harta experiencia en VFXs y es su primera película que logra hacer como director mientras que el segundo ya tiene más experiencia práctica como director.

Por otra parte, no estoy seguro si la comparación con Avengers: El Fin de Semana de Ultrón sea del todo pertinente. Es Disney vs Fox. Y en lo que pasa dentro del mismo estudio, esta es una gran mejoría si consideramos que su última cinta fue... los Fantastic Flop.

Miguel David dijo...

Ese final es mas cursi que casi todas las películas de ese género.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Dan Campos: Sí, entiendo que se trata de diferentes estudios, pero no me refería al aspecto industrial o de los negocios, sino de la Casa Marvel como origen creativo de las historias. Por cierto, no vi Kingsman y Kick-Ass sí la vi y creo que hasta la reseñé pero ya ni me acuerdo mucho de ella. Los Fantastic Flop me los salté después del universal desprecio que tuvo entre la crítica gringa. Life too short.

Miguel: En efecto... Y sin ironía.

Unknown dijo...

Estoy de acuerdo en que es muy cínico el filme. Los creadores lo saben, los espectadores lo sabemos, digo, es marvel, súper héroes o anti héroe como sea, sigue siendo hollywood y por más que se burlen de clichés, sabemos que debe haberlos. Si no los queremos, deberíamos ver otro tipo de cine.

Respecto a la cuarta pared, obvio no se está inventando en esta cinta...sí es molesto que muchos lo vean como un recurso "atrevido y hasta innovador" jeje...pero si sabemos algo de deadpool en cómic...entenderemos que era indispensable romper esa cuarta pared, además de hacer chistes irónicos, sarcásticos, sexo, sangre y más detalles que se adhieren muy bien al personaje, tal como es en cómic.

Lo que sí es pésimo...es esa historia de amor con final feliz...quienes somos fans de este personaje sabemos que fue demasiado meloso e innecesario. Ah y en general, la historia es mala si se compara con cualquier joya del cine o hasta con rocky 4, pero, si la comparamos con algún cómic de deadpool...pues es rescatable.

Entiendo que si no eres fan o lo eres pero querías una historia más compleja y encontrarte una adaptación que sea digna del 2016 y no digna de compararse con contacto sangriento de Vandame u otro filme de acción ochentero...estés decepcionado, al igual que yo.

Sin embargo, creo que es una de las mejores adaptaciones de marvel en cuanto a uno de sus personajes...y por fin hicieron lo que no habían logrado o deseado, trasladar un cómic casi tal cual al cine (omitiendo el final feliz amoroso claro). Esto debido a que la película la tomó fox y no disney creo yo.

Hay detalles respecto a la fidelidad de los cómics que no son perfectos pero, en cuanto a la violencia/sangre, coreografías y humor, no deja mucho que desear un filme de sólo poco más de 50 millones de dólares...digo tomando en cuenta que hasta antman costó como 130mdd, me agrada lo que lograron con deadpool en los 3 ámbitos ya mencionadas.

Y eso es deadpool...las historias complejas de marvel se cruzan en su camino, su historia es mucho más simple. La disfruté mucho en cine, me divertí pero espero que para la segunda parte le echen más seso a su desarrollo, aunque le falten el respeto un poco al cómic…digo si deadpool ya mató al universo marvel incluyendo a sus escritores en un cómic jejej no creo q pase nada si hacen una segunda parte más compleja.

Saludos!

Disculpen el texto tan grande...me emocioné leve jeje

travsam dijo...

Deadpool no innova y he hecho enojar a mas de uno cuando digo que es mejor Kick Ass al parodiar el genero, pero lo que salva a la pelicula es que sabe que es una cinta que busca hacer reir a la gente y patear traseros... si eso vende... es un exito... si no.. entonces uno entiende por que fallaron Scott Pilgrim y Kick Ass 2

JJ Villarreal dijo...

En lo personal, que sí soy fan del genocidio cultural marvelita (:D), me pareció divertida a secas. Hay algunos gags que mucha gente en la sala no captó, ya sea por ser muy de nicho (la aparición de un personaje del que Fox no tiene los derechos, o el vaso de Starbucks) o muy rápidos (la voz rasposa a lo Christian Bale, o "Hit the Road Jack"). Pero en su mayor parte, creo que cumple con su cometido: hacer reír a su público meta conformado por adultos inmaduros como el que escribe.

Y con todo, me queda el saborcito de que, a pesar de ser una buena adaptación (que no sé qué tan meritorio sea, porque una cosa son los cómics y otra una película, pero va) se pudo hacer algo más interesante. Sé que no pretende otra cosa pero, como bien lo plantea el post, es una película que mientras se burla del cine de superhéroes, sigue exactamente la misma fórmula. En fin. Quedará la posibilidad de que DC/Warner adapte y explote las posibilidades de algo como Animal Man, por ejemplo.

De lo que sí soy fan es de la historia de la producción. La pasión de Reynolds por el proyecto, el desinterés de Fox, las cancelaciones, los intentos fallidos, el test footage filtrado, la reacción de los fans y cómo todo desembocó en la filmación de la película.

Joel Meza dijo...

Empezó mal el año de cine superheroero.
Como dices, sólo por los chistes se salva.

Anónimo dijo...

Hasta que por fin dio una Reynolds, a ver cuando hace The voices 2

Ernesto Diezmartínez dijo...

Unknown: Antes que nada, gracias por el largo comentario.En lo otro, la verdad no esperaba nada de la cinta. Digo, no soy gran lector de cómics -no lo fui ni de chamaco: no lo presumo, nomás digo el hecho- así que, incluso, tuve que buscar información para saber cuándo había sido creado. Como cine nada más -sin saber nada del cómic ni de su adaptación, fiel o no- me parece una cinta bastante pobre, tanto en su historia -que es realmente muy convencional- como en su planteamiento visual. Es mayor el contraste con, por ejemplo, Ant-Man, otra película de super-héroes que también roza es autoparódica y es auto-referencial y, sin embargo, tiene una historia más ingeniosa, sus personajes son un poco más ricos y, vaya, hasta creo que tiene mejores chistes.