martes, 23 de febrero de 2016

Zootopia



A bote pronto, Zootopia (Ídem, EU, 2015), el más reciente largometraje animado de la Casa Disney, parece una apuesta segura para crear una sección más en sus parques de diversiones y, por supuesto, para vender una nueva serie de peluches de todo tipo y tamaño. Después de todo, una historia centrada en un utópico mundo animal antropomórfico en el que viven, codo con codo –o pata con pata, pues-, depredadores y víctimas, no parece la más audaz ni la más original de las cintas.
En efecto, el guion firmado por Jared Bush y Phil Johnston no tiene empacho de saquear fórmulas y formatos bien conocidos –la comedia de pareja/dispareja y el film noir ubicado en una luminosa ciudad muy parecida a Los Ángeles- ni en regar por ahí y por allá los guiños cinefílicos de rigor –uno espléndido dedicado a El Padrino (Coppola, 1972)-, pero algunos de los chistes son realmente graciosos –hay un rolling gag en una oficina burocrática que provocó la hilaridad de todos los adultos en la función a la que asistí- y el discurso político, dirigido a combatir los prejuicios y los miedos sociales, por más obvio que resulte, es más que bienvenido en una sociedad como la gringa que está a punto de encumbrar como candidato presidencial a un racista y xenófobo como Donald Trump.
Dicho de otra manera: Zootopia no es la gran cinta animada de este año –ni de cualquier año-, pero funciona muy bien las más de las veces. Es un palomazo de lujo que, además, derrocha imaginación visual con ese diseño de la ciudad del título con sus muchos barrios –que corresponden a los ecosistemas de los distintos animales- de distintos tamaños –los roedores viven en una miniciudad- y accesorios -los hipopótamos llegan a un centro comercial saliendo debajo del agua.
La historia, decía, está articulada entre la comedia y el whodunit: la voluntariosa conejita Judy Hopps logra ser el primer animal pequeño y no depredador en la fuerza policial de Zootopia y, a pesar de que su jefe, el charrascaloso búfalo negro Bogo, no le asigna ningún caso importante, logra de todas formas hacerse cargo de la misteriosa desaparición de una comadreja. Como ayudante, Judy recluta al zorro transa y vividor Nick Wilde, quien no tiene más remedio que ayudar a la cuica orejona, si no quiere ser acusado con el SAT gringo… O, bueno, de Zootopia.
La investigación llevará a esta peculiar pareja/dispareja a recorrer toda Zootopia, desde guaridas gansteriles en las que domina una corleonesca musaraña hasta grisáceas oficinas gubernamentales, desde el infaltable barrio bajo delincuencial hasta alguna locochona comuna de las que había en Vicio Propio (Anderson, 2014).
Por supuesto, la solución al misterio de la desaparición de la comadreja –y de otros depredadores más- es bastante previsible porque en las tramas hard-boiled clásicas ya sabe usted de qué y de quién se debe desconfiar. Al parecer, en Zootopia y en nuestro mundo, abundan las mismas alimañas. 

4 comentarios:

luis felipe jurado martínez dijo...

Muy buena crítica. Me parece muy acertada en muchas cosas que no vi. Te comparto mi crítica, ojalá y me puedas dar unos consejos para mejorar mi blog. Saludos. http://cinetlacopan.blogspot.mx/2016/02/zootopia-orwell-quitando-el-sueno-disney.html

Rodrigo Canales dijo...

En cierto modo estoy de acuerdo, es una pelicula agradable, buen humor, pero sobre todo un gran mensaje , vuenos graficos y buena trama.

Arely dijo...

Gracias por la crítica honesta que que nos dan, la mayoría sólo habla cosas buenas. En lo personal me gustó que hicieran a los animales como humanos pero siguieran respetando la naturaleza de cada especie, aunque efectivamente hay ciertas fórmulas que ya saben que van a tener éxito. Muy hábiles los disney! La voy a ver zootopia en la tv ahora que la van a pasar para checar ciertos puntos que comentan. Los que no la han visto, se las recomiendo porque creo que es también para adultos y te divierte un rato. Saludos

Drack290392 dijo...

Me gusto la critica aunque debo corregirte con el hecho que la victima desaparecida que investiga la agente hopps es una nutria no una comadreja pues hasta con el nombre se confirma aun si no se recuerda la apariencia el señor nutriales... en fin por cierto recomiendo ampliamente ver el contenido extra que ya se difumino por muchos lados y venia exclusivo en el blueray de zootopia. Saludos y hasta luego.