jueves, 26 de mayo de 2016

El cliché que yo ya vi/CXXXVIII


"-¡Échales mucha luz!"



Joel Meza propone:

Y luego, ¿qué vendo?: En las películas, cuando dos personajes poderosos (o al menos habilidosos para los golpes) se enfrentan en pleito cuerpo a cuerpo, siempre empezarán con los clásicos puñetazos y patadas de chamacos de secundaria, que irán escalando en sofisticación a medida que la pelea consume tiempo en pantalla, hasta que uno de los dos (el bueno, generalmente) eche mano del guardadito: un golpe especial o un arma secreta, que definitivamente le dé el triunfo. 
Es claro que nunca hay razón para no haber usado este recurso desde el inicio de la pelea (como bien lo demuestra Indiana Jones contra el espadachín escandaloso en Los Cazadores del Arca Perdida), pero entonces la película necesitaría una mejor trama, a falta de trancazos. Véase el ejemplo más reciente con el Profesor Xavier estirando la liga (y a Jean Grey) contra Apocalipsis en la última (brincos diéramos) de los X-Men.