lunes, 6 de junio de 2016

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXXXIII




Yo (México-Suiza-Canadá-República Dominicana-Holanda, 2015), de Matías Meyer. El más reciente largometraje de Meyer ganó inexplicablemente el premio a la Mejor Película en Morelia 2015. El tremendismo vende. Bueno, no vende: gana festivales. Mi crítica, acá. (+)

El nuevo Nuevo Testamento (Le tout nouveau testament, Bélgica-Francia-Luxemburgo, 2015), de Jaco van Dormael. Episódico, disparejo, a veces buñueliano (brincos diera, en realidad), filme herético que nos muestra la rebelión de una niña, hija de Dios, en contra de su ojete Dios Padre judeocristiano. La premisa podría haber salido de algún ensayo de Robert Graves. Mi crítica en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado. (***)

3 comentarios:

Adayin dijo...

Me gusto más de lo esperado El Nuevo Testamento, aunque creo que si, hacia el final se vuelve muy repetitivo y sin tanta gracia como al principio. Creo entender que el personaje de dios tiene que estar tan arriba, pero pudo haber estado poquito más contenido. Y el momento en que la chica sueña con su mano... Me fascino y me entristeció por partes iguales.

Anónimo dijo...

Oye Diezmartinez, ya viste ésta película de la niña de la mina? La vas a comentar como acostumbras? o todos los de la producción son tus cuates. No se supone que se les debería dar apoyo a los mejores cineastas del país? Me parece una falta de respeto tremenda hacia el público presentar este trabajo que pudiera haberlo hecho un estudiante de preparatoria con una cámara, ni siquiera un estudiante de cine. En México se les exige calidad a los contadores, diseñadores, abogados, médicos, reporteros, etc, etc. y éste tipo se atreve a presentar esto en Cinépolis sin ningún remordimiento? Quién financió una película tan mala, y las películas buenas se quedan en el papel. Malos actores, guión mal hecho, música fuera de lugar, escenas que evocan momentos cumbres de películas exitosas de suspenso, patadas de ahogado para darle sentido a la película, enigmas que llevan a más enigmas para darle más minutos a la peli que debió terminarse en el minuto 20, los actores miraban a la cámara!. Es un trabajo mediocre redondo, y vaya que Guanajuato tiene potencial para películas de suspenso. Se necesitan guionistas, y los buenos actores se encuentran en el teatro, no en las televisoras.

Ernesto Diezmartínez dijo...

Anónimo: No la vi. Pero por lo que dices tú y varios que la vieron, espero no tener ningún cuate entre los que la hicieron.