viernes, 15 de julio de 2016

36 Foro de la Cineteca: Te prometo anarquía



Presentada en competencia en Morelia 2015, en donde obtuvo apenas -caprichos del mariachesco jurado oficial- una mención honorífica, pero ganadora doble en Los Cabos 2015 -Mejor película y premio FIPRESCI-, Te Prometo Anarquía (México-Alemania, 2015), quinto largometraje del guatemalteco nacido en Estados Unidos Julio Hernández Cordón abre hoy el 36 Foro de la Cineteca Nacional.
Hernández nos presenta, en su mejor película hasta el momento, la compleja relación de amistad, complicidad y amor de dos skaters chilangos, Miguel y Johnny (Diego Calva Hernández y Eduardo Eliseo Martínez), quienes tienen no solo amplias diferencias sociales -la mamá de Johnny trabaja en la casa de Miguel- sino también sexuales -Johnny conserva una novia, ante la mirada celosa de Miguel. 
De todas formas, el negocio que tienen ellos va bien: a mil pesos por cabeza, se encargan de conseguir "vacas" -es decir, skaters, vagos, empleados, niños de la calle, ninis- que donan sangre a los narcos. Así pues, más allá de las diferencias ya anotadas, sociales y sexuales, todo va viento en popa para esta pareja dispareja hasta que, por supuesto, algo sale mal. Esto provocará la separación de Miguel y Johnny.
Hernández se aleja del tremendismo, el jodidismo y la violencia explícita -algo no tan sencillo tratándose del tema que toca- y tanto su puesta en imágenes -cámara de María Secco- como su selección musical y el trabajo de sus dos actores principales logran transmitir de manera genuina el amor entre Miguel y Johnny y, posteriormente, el dolor de la pérdida. 
No estoy tan convencido de la última parte de la cinta ni del McGuffin con el que se justifica la separación entre ellos, pero son objeciones menores ante una película notable que merece la revisión del cinéfilo nacional y en pantalla grande. 

3 comentarios:

Champy dijo...

Respecto al final de Te Prometo Anarquía...no entiendo bien a que te refieres, yo no estoy seguro de haberlo entendido del todo, no alcanzo a ver en que momento Johnny tomó esa decisión, porque fue él el primero en marcarle a su mamacita.
A mi me sorprenden ambos personajes al buscar el refugio materno (hayan conseguido lo que hayan conseguido...ellos las buscan), el prejuicioso de yo al ver a esos grupos de chavos en las calles lo último que piensa es que tengan madre, que para el caso es mas o menos lo mismo.
O si te refieres a los alucines finales de Miguel, el chavo desde un inicio de muestras de no estar muy sano de la chompa.

Que triste que estos ejercicios no reciban mayor apoyo.

2046


Ernesto Diezmartínez dijo...

Champy: Al McGuffin por el que se separan -lo del camión y los narcos y todo eso. Un poco jalado de los pelos toda la situación. En fin, cada vez aguanto menos las truculencias.

Champy dijo...

Muy respetable.

Ay dispensarás pero aun hay términos en el argot que me no entender del todo (o casi nada), McGuffin es uno de ellos.

2046