domingo, 25 de junio de 2017

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXXVIII



El Paso (México, 2015), de Everardo González. Visto en Morelia 2015, este documental dirigido por el siempre confiable Everardo González adquiere dolorosa pertinencia con el reciente asesinato del camarada Javier Valdez o el escándalo del espionaje presumiblemente gubernamental a periodistas, críticos y activistas.
El paso es un justo testimonio sobre dos periodistas que, amenazados de muerte por el narco, decidieron cruzar la frontera para vivir como refugiados políticos en Tejas. Uno de ellos, de Ciudad Juárez, está luchando por conseguir la residencia, mientras el otro, de la zona de la Laguna, ya la tiene. Se trata del documental más sencillo y convencional que ha dirigido González hasta el momento, pero los testimonios que recoge son de extrema valía e, insisto, de dolorosa pertinencia. (**)

Las hijas de Abril (México, 2017), de Michel Franco. El quinto largometraje de Franco -y ganador del Premio Especial del Jurado en Una Cierta Mirada en Cannes 2017- puede significar un cambio de rumbo en la sólida filmografía multipremiada del aún joven cineasta. Mi crítica en la sección Primera Fila del viernes pasado de Reforma. (**)

Matar un hombre (Chile-Francia, 2014), de Alejandro Fernández Almendras. Un gran thriller moral hitchcockiano que pude ver en Guadalajara 2014 y que, increíblemente, se fue con las manos vacías en ese festival. Esos jurados... Mi crítica in extenso por acá. (***)

1 comentario:

Ana dijo...

Matar a un hombre es tan cercana a los mexicanos