domingo, 16 de julio de 2017

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCXLI




La danza del hipocampo (México, 2014), de Gabriela Domínguez Ruvalcaba. A través de fotografías y películas caseras de distintos formatos (de Súper 8 a digital pasando por VHS), la directora novel Domínguez explora no solo sus propios recuerdos, sino el pasado familiar, antes de que ella naciera, en San Cristóbal de la Casas.
Así pues, examina los orígenes de la mitad de su familia, en Durango, desde los antiquísimos Súper 8 tomados o rescatados por su "alma gemela", el obseso por la imagen Tío Beto, hasta llegar a los propios vídeos que ella misma tomó en los primeros días de enero de 1994, en pleno levantamiento zapatista. Las preguntas planteadas en off por Domínguez al inicio de su filme (¿Pasa el pasado? ¿A dónde se va lo que se fue? ¿Por qué recordamos?) le sirve de pretexto a la directora para construir un fascinante ensayo verbal/visual sobre el funcionamiento del cerebro y de lo (poco) que sabemos acerca del proceso de recordar.
La cineasta elige siete momentos claves de su vida y se sumerge en esos recuerdos -que si un legendario columpio hecho por su papá, que si el trabajo en los estudios de cine de Durango del Tío Beto, que si el primer beso que le supo a fresa- aunque, al final de cuentas, no sabrá si todo esos son recuerdos reales o construidos en su imaginación. 
Un ensayo documental que termina con el mejor dictum vitalista posible: para poder recordar, hay que vivir. Solo viviendo se mantiene la memoria. Y no todos los recuerdos tienen que pasar por el lente de una cámara. Un buen filme criminalmente ninguneado en su momento. (** 1/2)

Un don excepcional (Gifted, EU, 2017), de Marc Webb. Muy competente melodrama dirigido por el otrora realizador indie Webb (500 días con ella, 2009) en el que un devoto tío soltero (Chris Evans, sin uniforme de Capitán América) se sacrifica para criar a su sobrinita genia matemática (simpática McKenna Grace) en contra de los deseos de la maléfica abuela (Lindsay Duncan). Todo lo convencional que usted puede esperar, pero bastante visible por el reparto y la vivacidad de los diálogos. Mi crítica en la sección Primera Fila del diario Reforma del viernes pasado. (* 1/2) 

Melanie: Apocalipsis zombie (The Girl of All Gifts, GB-EU, 2016), de Colm McCarthy. El título en español le quita todo el misterio a esta sólida cinta de género: estamos en un escenario post-apocalíptico zombiesco en el que la Melanie del título en español (Sennia Nanua, extraordinaria), una niña medio zombie, representa la última esperanza para la humanidad. Mi crítica, in extenso, en los próximos días. (** 1/2)

No hay comentarios: