domingo, 21 de febrero de 2010

Revisando a Melville/II


En su reseña de Les Enfants Terribles (Francia, 1950), el crítico español Quim Casas (Nosferatu, no. 13, p.83) asegura que el segundo largometraje de Jean-Pierre Melville se mueve entre lo sublime y lo ridículo. Por supuesto, Casas piensa que la cinta está más inclinada hacia lo sublime. Yo, hacia lo ridículo.
Acaso la única película no rescatable del casi infalible Melville, Les Enfants Terribles está basada en la novela homónima del también cineasta -y poeta- Jean Cocteau quien, entusiasmado por la opera prima de Melville, Le Silence de la Mer (1947), había contactado con el joven cineasta para proponerle la realización de su libro, centrado en la relación enfermiza, semi-incestuosa, de dos hermanos adolescentes, Elisabeth (Nicole Stéphane) y Paul (Edouard Dermithe) quien, después de la muerte de su madre, se crían prácticamente solos, apenas acompañados por otra pareja de muchachos, Gérard (Jacques Bernard), enamorado de Elisabeth, y Agathe (Renée Cosima), enamorada de Paul.
Todavía se discute si Cocteau colaboró algo más que en la narración en off de la cinta, además de participar en la adaptación y en la escritura de los diálogos. Lo cierto es que Melville es el único que firma como director, además de ser su propio productor y ser responsable de la dirección artística. En todo caso, se sabe que Cocteau impuso a su favorito Dermithe como protagonista y que estuvo presente en todo momento en la filmación, a tal grado que algunos anotan como co-director al creador de La Bella y la Bestia (1946).
La película hace aguas desde la elección del casting: se supone que estamos ante las vicisitudes de un par de adolescentes, pero los actores son en realidad unos jóvenes adultos -y, en el caso de Dermithe, ni siquiera parece tan joven. Es cierto, la historia de estos dos amantes malditos/fraternos que han construido un mundo a su alrededor y que destruyen todo lo que tocan, no deja de ser interesante, pero los diálogos son muchas veces ridículos y las acciones que llevan a cabo los personajes son absurdos. Sí, entiendo: Elisabeth y Paul son sólo un par muchachitos ridículos y absurdos, pero los actores no les hacen justicia a sus personajes. No hay locura de amor: hay simple tontería. También hay, eso sí, un manejo extraordinario del encuadre en espacios cerrados -cámara del infaltable Henri Decaë-, con todo y un evocativo uso de los espejos, uno de los elementos visuales clásicos de Melville.
Puede ser que el equivocado sea yo con respecto a mi juicio de esta cinta. Ahora que lo pienso, esta trama enfermiza/amorosa/incestuosa ha sido refriteada en varias ocasiones y en todos los casos la película respectiva no me ha convencido. No lo hizo Los Soñadores (Bertolucci, 2003), con todo y su cinefilia; ni tampoco lo hizo el reciente ejercicio mexicano Quemar las Naves (Franco, 2007). El del problema soy yo, sin duda.

15 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

película problemática. melville se diluye. se nota la mano de cocteau. odio escribir en un iPhone. telegrama.

Joel Meza dijo...

Para morirme bichi, definitivamente.
Odio escribir en un iphone.
Se le borra la tinta.

Tyler dijo...

pero porque Duende? Escribir desde el celular es la neta! Yo estoy comiendo en un vips y al mismo tiempo estoy posteando este comentario!

Bienvenido a los nuevos tiempos!

Saludos

Pd, lo que sí sigo odiando es poner la contraseña, es un relajo

Joel Meza dijo...

Odio escribir en un ipod desde el vips. Prefiero el portón. Por mucho.
Pero para el caso, me acabo de recetar un New York a las brasas con una ensalada de nopales y tostadas de maíz, con un vino tinto que preparé en mi viaje de diciembre a Santo Tomás. Todo en casita. Y luego me siento en mi escritorio a leer un poco y escribo este mensaje. Como debe ser. Qué aberraciones son esas de escribir en el celular.
A mí me gustó una buena parte de Quemar las Naves. No todo. No he visto Los Soñadores. Pero puedo ver un poco de Eva Green en Casino Royale al rato. Ajúa. (Debe ser mi vino hablando.)

Tyler dijo...

jajaja

En estos momentos Joel me recordó a Hammy la ardillita de Vecinos Invasores...

El Duende Callejero dijo...

Y como dejó escrito Carver: "¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?"

Anónimo dijo...

Es la única película que he visto de Melville, así que lamentablemente no tengo referencias de sus otros trabajos.

En este vacío, debo confesar que a mí me gustó la película. Es cierto, por momentos los personajes parecen "tontitos-loquitos" y los adolescentes no parecen tan adolescentes (¿se supone que el interés amoroso andrógino del hermano también es una adolescente?), pero en mi percepción los buenos momentos superan a los malos: la dirección me pareció brillante, la relación entre hermanos es creíble y la narración supera momentos de obviedad para darle cierto dinasmismo a la historia.

Saludos,

Jorge

fritzio dijo...

Lo importante, eso lo escuché luego de la proyección con que se inauguró el ciclo del mismo nombre en la Cineteca, es la visión fantástica, onírica, de irrealidad. El espíritu de Cocteau prevalece. Y ya. Cada quien su cine, su alucine. Cada quien, también, sus Soñadores, sus naves (esa si no la he visto), su Eva Green, su twitter o su iphone (o no), su portón, su vips, su filetote (el del señor Morales, por ejemplo, es inolvidable) o su vino. O su café, en el Jekemir o en La Parroquia. Salud. Y saludos.

Joel Meza dijo...

¿Hammy???

Josafat M. dijo...

Es para enamorarse (y otras cosas) Eva Green en Los Soñadores.

Tyler dijo...

la ardilla hiperactiva del 'Vecinos Invasores' Joel

película cuya secuencia final -la cual incluye a la ardilla de marras- es brillante.

El Duende Callejero dijo...

Los Infantes Terribles no cumple ni en lo de infantes ni en los de terribles. Cumple sólo Melville y su potente manejo anti-académico de la cámara. Lo demás es Cocteu a secas intentando cuidar su historia de forma tan maniaca que acaba, claro, sancochándola en tal melaza que se necesita algo más que estómago para darle una mordida. Afortunadamente, Melville aprendió su lección y se alejó de estos proyectos por encargo, alejándose también de ese mainstream que parecía ya abrirle las puertas. Desafortunadamente ese alejamiento lo sumió en una camino sinuoso en el que vaya que batalló para figurar. Al final, el resultado es que esta película en la filmografía de Melville, junto con Le Silence de la Mer, junto con L'ainé des Ferchaux, junto con Léon Morin, Prêtre, junto con L'armée des Ombres, son las raras avis. Aunque, claro, todas mantienen sus constantes: el drama de ser el outsider, la pesadez intelectual de la soledad, la marca del tiempo que reduce a los personajes en meros actantes.

Esperamos "la siguiente".

Joel Meza dijo...

Pues sí, a falta de pan tortillas: ví varios pedazos de Casino Royale para ver a Eva Green.
Tyler, ¿esa secuencia donde la ardilla se toma una soda y ponen todo desde su punto de vista? Sí, tal vez lo mejor de la película. Pero yo estaba tomando vino...

Tyler dijo...

esa mera Joel

lo brillante es que en vez de poner una escena toda acelerada y donde nadie entendiera nada, lo ponen todo tranquilo y sin prisas

y se supone que al ardilla va tan rapido que podemos ver como los rayos laser van mas lentos que ella jajajaja

en otras palabras, va mas rapido que la velocidad de la luz, pero todo lo vemos muy claramente jajajaja

me encanta

y por otro lado, pues habrás tomado vino pero escribiste mucho y muy variado, por eso me acordé de Hammy

además de que justo en ese momento estaban pasando esa película en el Fox Channel

jo

ps, perdón por el desvarío de tema Ernesto. prometo ver una película de Melville en castigo.

Tyler dijo...

y no se toma una soda, se toma un Red Bull...

bueno, una bebida energética